La colografía es un proceso de grabado en el que los materiales se aplican a un sustrato rígido (como cartón o madera). Fue introducido por primera vez en 1955 por Glen Alps. La palabra se deriva de la palabra griega koll o kolla, que significa pegamento, y gráfico, que significa la actividad de dibujar.

La placa puede estar entintada en huecograbado, entintada con un rodillo o pincel o alguna combinación de los mismos. Se aplica tinta o pigmento al collage resultante y el tablero se usa para imprimir en papel u otro material usando una imprenta o varias herramientas manuales. La impresión resultante se denomina collagrafía. Las sustancias como el carborundo, los medios de textura acrílica, los papeles de lija, los textiles, el plástico de burbujas, el hilo u otras fibras, la cartulina cortada, las hojas y la hierba se pueden utilizar para crear la placa de cológrafo. En algunos casos, las hojas se pueden utilizar como fuente de pigmento frotándolas sobre la superficie del plato.

A través de esta técnica, los artistas pueden lograr diferentes efectos tonales y colores vibrantes gracias a la profundidad del relieve y el entintado diferencial que resulta de la superficie altamente texturizada de la placa del cológrafo. La colografía es un método de grabado muy abierto. La tinta se puede aplicar a las superficies superiores del plato con un brayer para una impresión en relieve, o se puede aplicar tinta a todo el tablero y luego se retira de las superficies superiores pero permanece en los espacios entre los objetos, lo que da como resultado una impresión calcográfica. También se puede emplear una combinación de métodos de huecograbado y relieve. Se puede utilizar o no una imprenta.

Este mes en Casa Gama, ofrecemos una serie de colografías de la más alta calidad. Cualquiera o una combinación de estas piezas, junto con el marco adecuado, hará que tu pared resalte y le dará a tu espacio una personalidad e identidad única.