El grito del arte

En el vasto panorama social actual, el arte moderno, la innovación y la estética no deben ser meras palabras de moda, sino fuerzas vivas que conciencien e impulsen una transformación social. Y los artistas tenemos un compromiso con ser pioneros en la introducción de nuevas ideas y conceptos, desafiando las percepciones tradicionales de la belleza y el propósito del arte. Una labor que el arte lleva a sus espaldas, desde las audaces pinceladas del impresionismo hasta la provocación del arte contemporáneo. Los artistas hemos utilizado nuestra obra para desafiar y expandir los límites de lo que se considera arte. 

El arte moderno debe servir como un reflejo crítico de la sociedad. A través de las obras se captura la esencia de su tiempo, incluyendo tanto sus bellezas como sus más profundas oscuridades. Aunque como artista casi siempre he tendido a la búsqueda de la belleza incluso cuando mis obras son de conciencia social, también siento y me sale esa atracción innata hacia la parte más oscura de la vida y siempre he admirado a todos esos artistas que han abordado temas como la guerra, la injusticia social, la alienación y la opresión, de una forma macabra a la par que sublime, utilizando su oscuridad para arrojar luz sobre problemas que a menudo se ignoran o se ocultan. 

Football Terrorist (2001)- Banksy

Y es que el arte moderno no debería contentarse con ser un mero espectador de la sociedad; debería cuestionar y provocar el diálogo social. Artistas como Banksy, conocido por todos, o  la desafiante artista Yayoi Kusama, han utilizado su trabajo para plantear preguntas incómodas y estimular la reflexión crítica sobre temas como la política, la identidad y los derechos humanos. 

Nacida en Japón en 1929, Kusama es una figura icónica en el mundo del arte desde la década de 1960, conocida por sus instalaciones inmersivas y su fascinación con los lunares, influenciando movimientos como el arte pop, el minimalismo y el arte feminista. La artista ha luchado con problemas de salud mental durante toda su vida, y su arte es a menudo visto como una extensión de su proceso terapéutico. A través de su arte, Kusama busca compartir su visión del mundo y conectar con los espectadores en un nivel emocional profundo, explorando temas de obsesión, inmortalidad y auto-obliteración. 

Yako Kusama


En mi corazón artístico yace una búsqueda constante de la autenticidad emocional. Una necesidad por capturar y transmitir emociones crudas y sin filtrar, de crear obras que resuenen con los espectadores a un nivel visceral, aunque duelan al alma. Porque pienso que esta estética de la emoción es lo que hace que el arte moderno sea tan poderoso y necesario en la actualidad. 

Hoy, el arte debe continuar siendo una llama encendida de innovación y cuestionamiento, iluminando y desafiando nuestra comprensión del mundo. Y en el futuro, el arte seguirá siendo ese grito catalizador para el cambio social, un pionero de las nuevas estéticas y un puente hacia una conciencia más bella y más profunda de nuestra humanidad compartida. 

Jordi Machí.


Dejar un comentario

Carrito de compra
Scroll al inicio
Casa Gama - Galería de arte online. Logo

Solicitar información de obra

¿Deseas recibir imágenes de mayor calidad? Haz click o tap en “Quiero saber más” y llena el formulario.